Como una empresa de consultoría de gestión, nuestro objetivo profesional es proporcionar asistencia a nuestros clientes para agregar valor a sus iniciativas, ya sea que esas iniciativas tomen la forma de un negocio, una organización sin fines de lucro, o cualquier elemento gubernamental. ZingPro Consulting ha adoptado este Código para proporcionar los más altos estándares éticos con el objeto de salvaguardar a los clientes que representamos.

Todos los representantes de ZingPro han aceptado cumplir con este Código de Ética:

Confidencialidad:Estamos comprometidos en mantener un alto grado de integridad en todas nuestras relaciones con los clientes potenciales, actuales y pasados, tanto en términos confidencialidad comercial como en la protección de toda la información personal recibida durante la prestación de los servicios comerciales. Extendemos los mismos estándares a todos nuestros clientes y asociados. 

Conflicto de intereses:Debido a la naturaleza sensible de nuestro servicio de consultoría, no prestaremos servicio a un competidor directo de nuestros clientes, y generalmente trataremos de evitar cualquier relación con empresas competidoras incluso un año después del cese de la prestación de servicios a un cliente.

Aseguramiento de la calidad:Mantenemos la calidad de lo que hacemos mediante una revisión continua con nuestros clientes, de todos los objetivos, actividades, resultados y rentabilidad de cada actividad.  Realizamos reuniones regulares de revisión y proporcionamos un informe de progreso regular.

Tarifas:Acordaremos nuestras tarifas y gastos de forma independiente y por adelantado y cobraremos tarifas y gastos que sean razonables, legítimos, y proporcionales con los servicios que prestamos y la responsabilidad que aceptamos.  Divulgaremos por adelantado a nuestros clientes cualquier tarifa o comisión que recibamos por los servicios recomendados a nuestros clientes.

Obligación de diligencia:Nuestras acciones y asesoría siempre se ajustarán a la legislación pertinente, y creemos que todas las empresas y organizaciones, incluyendo esta consultoría, deben evitar causar efectos adversos en los derechos humanos de las personas en las organizaciones con las que nos relacionamos, el entorno local y más amplio y en el bienestar de la sociedad en general.